Nuevo reloj Audemars Piguet Royal Oak Offshore Selfwinding Tourbillon Chornograph

Audemars Piguet Royal Oak Offshore Selfwinding Tourbillon Chornograph


Para comprender la esencia del Tourbillon Cronógrafo automático Royal Oak Offshore, debe sostener el reloj en su mano con los ojos cerrados, y volver a abrirlos después de haberle dado vuelta al reloj. Esta pieza de excepción se alberga en una caja cuya robustez se adivina a primera vista; protegida por un cristal de zafiro y por un fondo macizo sostenido por ocho tornillos de acero pulido, es una auténtica obra maestra que alberga al nuevo calibre automático 2897, dotado con un tourbillon y uncronógrafo. Está compuesto por trescientos treinta y cinco componentes cuyas superficies están corregidas, achaflanadas y decoradas a mano, sobre los que la luz se desliza creando reflejos oscuros y resplandecientes. Mientras una masa periférica garantiza el armado automático, el cronógrafo está dotado de una rueda de pilares y el tourbillon optimiza su cronometría. El Tourbillon Chronógrafo automático Royal Oak Offshorese inscribe así en la más noble tradición relojera. Y si le damos la vuelta ahora, también revela un espíritu eminentemente contemporáneo. Muestra un diseño puro y poderoso, el de la legendaria colección Royal Oak Offshore, sostenido por una combinación de materias de color negro: carbono forjado para la carrura, cerámica para el bisel y caucho para la pulsera. Este reloj de dos caras, es la unión de contrastes o de diferencias relojeras, el Tourbillon Cronógrafo automático Royal Oak Offshore se presenta como una síntesis inaudita.

El calibre 2897 es un movimiento de carga automática íntegramente concebido y manufacturado por Audemars Piguet. Reúne un tourbillon y un cronógrafo con rueda de pilares. Su arquitectura es un homenaje al pasado. La forma redondeada de los puentes, la forma en “S” de la báscula, las curvas del puente contador de minutos y el dentado tan característico de la rueda de pilares es una auténtica obra de arte, a tal punto, que nos hace olvidar su aspecto funcional.

Los acabados de las distintas piezas también son fieles a la gran tradición de la Alta Relojería. Varias superficies brillan con un pulido perfecto –el pulido espejo- que cautiva la luz provocando efectos ópticos excepcionales obtenidos mediante distintas operaciones de pulido en la que se suceden limas, pulidores, bruñidores y distintos abrasivos. El minucioso achaflanado se realiza íntegramente a mano en todos los componentes, en los que se suprimen todas las aristas entre la superficie y los flancos para formar biseles pulidos, incluso en las de las esquinas entrantes y salientes. Los puentes y la platina están rodiados, achaflanados, perlados y satinados con micro-esferas, y además, los flancos están minuciosamente estirados. Cuando todos los componentes están terminados y decorados, el relojero procede a un primer ensamblando en blanco para la puesta en función. Luego se desmonta íntegramente y cada componente se limpia meticulosamente. Los relojeros se dedican entonces al montaje final y al encajado. Se necesitan quince días completos para poder obtener un movimiento acabado, el que posteriormente será sometido a distintos controles.

La carga automática está asegurada por una masa periférica de platino 950 sobre rodamientos de esfera. Esta elección permite desplazar el peso de la masa hacia el exterior del movimiento, lo que favorece la velocidad de armado. Para colocarla, debe efectuarse una abertura en la carrura, a fin de que esta masa de 180° pueda girar sobre 360°. Precisemos también que este gran sector de 180° está dimensionado de manera óptima para favorecer el rendimiento del armado automático. Además, al estar situada en la periferia del movimiento, la masa no aumenta el grosor total del movimiento –éste último conserva un perfil más plano. La ventaja estética consiste en liberar completamente la parte posterior del movimiento, ofreciendo así, ante todas las miradas, el mecanismo de la función cronógrafo y en particular su rueda de pilares, gracias al fondo transparente del reloj.

Son muy pocas las marcas relojeras capaces de realizar sus propios tourbillons. Miembro de este restringido círculo, la ManufacturaAudemars Piguet se ha convertido en el maestro del arte que desafía los efectos de la gravedad terrestre y cuanta con más de 16 movimientos equipados con un tourbillon. En 1986, fue la primera marca en proponer un reloj de pulsera con tourbillon automático extraplano.

Este invento que desafía las leyes de la gravedad permite anular los efectos perturbadores de la atracción terrestre sobre los órganos más sensibles del movimiento –el volante-espiral y el escape-, alcanzando así una mayor cronometría. Para compensar estas perturbaciones, dichos órganos se albergan en una minúscula jaula móvil, tan ligera como una pluma, la que al girar sobre sí misma efectúa una rotación por minuto.

El tourbillon y su puente de titanio ennegrecido, son visibles a través de la apertura situada a las 6 horas. La puesta en función de este tourbillon es un auténtico desafío técnico que exige un gran savoir-faire. El peso de 0,017 gr. permite equilibrar la jaula sin que ésta supere los 0,45 gr. En cuanto a la ligereza de los órganos reguladores cabe señalar, que el escape no pesa más de 0,12 gr. El relojero experimentado consagra casi tres días al ensamblado de sus 85 componentes, de los cuales, dedica dos días enteros al ensamblado de la jaula, mientras que el conjunto del movimiento precisa más de quince días.

El calibre 2897 permite admirar su rueda de pilares, el atributo principal de los más hermosos cronógrafos mecánicos, cuya función es coordinar las fases de arranque, parada y vuelta a cero. Para evitar un salto de la aguja del cronógrafo en el momento del arranque, lo que constituye el talón de Aquiles de este tipo de mecanismos, se ha perfeccionado un ingenioso principio de báscula de embrague. Los creadores añadieron un gancho en la báscula de embrague para ofrecer una mayor resistencia a los golpes cuando el cronógrafo está funcionando. Las meticulosas operaciones de armado y de ajuste se realizan íntegramente a mano y necesitan un cuidado muy particular. El arranque de las funciones del cronógrafo se hace de manera progresiva permitiendo una percepción táctil suave y precisa.

Publicar un comentario

 
Moda para ellos - Revista de moda masculina © 2015 - Designed by Templateism.com | Distributed By Blogger Templates