Historia del Reloj Rolex Cosmograph Daytona


El icónico reloj de referencia de los apasionados por los automóviles, el alto rendimiento y la ingeniería precisa.


Lanzado en 1963, el Cosmograph Daytona nació como respuesta a las necesidades de los pilotos de alta competición. Gracias a su cronógrafo de gran fiabilidad y a su bisel con escala taquimétrica, permite al piloto medir perfectamente la velocidad media hasta 400 kilómetros o millas por hora, como prefieran. Un icono unido al mundo del deporte de alto rendimiento por su nombre y función.

Gracias a su tecnología puntera, su herencia evocadora y su aura deportiva, el Oyster Perpetual Cosmograph Daytona se convirtió rápidamente en un reloj icónico. La esfera lleva impreso en letras rojas la palabra "Daytona", el nombre del más prestigioso circuito de carreras de Estados Unidos.

El Cosmograph Daytona fue creado como una herramienta personal de cronometraje de alto rendimiento para los pilotos en las carreras de resistencia. Rolex optó por una ingeniería pionera, y a la vez sencilla y elegante, incorporando un número menor de componentes que los de un cronógrafo estándar y mejorando su fiabilidad.

En Rolex, diseño y funcionalidad están en armonía. Las funciones de cronógrafo del Daytona se activan mediante pulsadores que se enroscan, como la corona, cuando no están siendo utilizados, garantizando la hermeticidad hasta los 100 metros. Al presionar el pulsador de inicio, el de parada o el de reinicio, el cronógrafo emite un clic nítido y claro que ha sido perfeccionado usando la tecnología más avanzada.

A pesar de que la tecnología automovilística no había alcanzado su apogeo, en 1935, el temerario piloto británico Sir Malcolm Campbell batió el récord de velocidad por tierra, llevando un Rolex Oyster en la muñeca, y pasó a la historia como el primer ser humano que superaba las 300 millas (484 kilómetros) por hora en su célebre bólido “Bluebird”. Rolex presentó el Cosmograph Daytona en 1963, en homenaje a sus vínculos cada vez mayores con el mundo del automovilismo y la velocidad. Lo demás, como se suele decir, es historia.

Rolex se ha convertido en socio a largo plazo de Formula 1® como Cronómetro y Reloj Oficial, reforzando su compromiso duradero con el automovilismo y su apoyo al deporte mundial en su máximo nivel.

La carrera automovilística más antigua y una de las más prestigiosas del mundo, ha resistido la prueba del tiempo: aún continúa llevando al hombre y a la máquina moderna a situaciones límite. Tradición, tecnología, resistencia y excelencia son los ingredientes que merecen el apoyo de Rolex. Cada año en el mes de junio, esta carrera de 24 horas se adueña del circuito y un tramo cerrado de una carretera pública cercana, y los mejores pilotos de carreras del mundo compiten día y noche, llueva o truene.

En un reloj mecánico, el oscilador es el guardián del tiempo. Las espirales de los volantes convencionales están hechas con aleaciones ferromagnéticas que los hacen vulnerables a los campos magnéticos, las variaciones de temperatura y los golpes que interfieren con su precisión. Tras años de investigaciones, Rolex creó la espiral azul Parachrom, más fina que un cabello.

El Cosmograph Daytona está equipado con el calibre 4130, un movimiento cronógrafo mecánico y de cuerda automática completamente desarrollado y manufacturado por Rolex. Su arquitectura incorpora muchos menos componentes que un cronógrafo estándar, mejorando de este modo la fiabilidad del movimiento.

Publicar un comentario en la entrada

 
Moda para ellos - Revista de moda masculina © 2015 - Designed by Templateism.com | Distributed By Blogger Templates